viernes, 12 de febrero de 2016

Zika, causalidad

Este es ell reporte inicial de Brasil con el que inicia la ola de preocupación por el Zika.

Este es un resumen de la evidencia.

Se ha dado un pánico, con algunos gobiernos promoviendo la menor incidencia e incluso la interrupción del embarazo. La Organización Mundial de la Salud debió aclarar que no hay evidencia suficiente para entender la relación entre el virus y algunas enfermedades.

martes, 26 de enero de 2016

El pelotón del tipo de cambio


Desde hace aproximadamente 4 años se da un incremento en la demanda por dólares y una disminución en la demanda por otras monedas y mercancías. El valor del dólar ha subido en general, pero en especial contra las monedas de países que exportan commodities, incluyendo el petróleo. 

Hace aproximadamente un año el fenómeno se recrudeció. Desde hace algunos meses señalé (ver esta liga) que los bancos centrales de los países afectados tratarían de limitar el daño sobre su propio país, para lo cual tratarían de no aparecer como más afectados que otros en situación similar. Este "pelotón compacto" es como un grupo de corredores cuyos miembros individuales no quieren quedarse atrás. Si el pelotón va lento no les importa, pero quieren mantener el ritmo de los demás. en términos monetarios, esto significa que mientras esté en el pelotón, un país mantiene condicciones de acceso al financiamiento similares a los demás. 

En la gráfica vemos que en efecto hay un grupo importante que por diseño, acuerdo tácito o la razón que sea, mantiene variaciones en su tipo de cambio muy similares desde el inicio de 2015: Noruega, Canadá, México, Chile y algunos más que no puse en la gráfica. Un par que ya quedó atrás es el formado por Brasil y Sudáfrica. Otros que ya no caben en la gráfica porque se quedaron atrás por mucho son Venezuela, Argentina y Rusia.

Quedarse atrás significa que la devaluación puede ser abrupta, y que el costo de financiar la deuda de un salto. ¿Dónde queda México? Hasta ahora va en el pelotón compacto, pero tiene mayores presiones de deuda que los demás. Chile, Noruega y Canadá ahorraron una buena parte de los flujos de efectivo que les dieron altos precios de petróleo, cobre y otras exportaciones. México comenzó a crecer su deuda mucho desde 2008-2009, y desde 2012 anunció que seguría una política de endeudarse aún más. Esto no significa que el pelotón lo deje atrás y se una a Brasil y sudáfrica, pero sí que mientras más dure la presión de la demanda por dólares y el gobierno mantenga la política de impulsar a la economía con deuda, el riesgo de que ello ocurra aumenta.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Ciudad de México quiere que se porten mal

Si esto es cierto, va a entrar en los libros de economía de la regulación como el mayor ejemplo de cómo regular una industria exactamente al revés.

Según esta nota, el gobierno de la Ciudad de México concesionó el servicio de infraccionar a los automovilistas a uan empresa privada, la cual va a cobrar un porcentaje de las multas. El incentivo al gobierno de la ciudad y al concesionario es que los ciudadanos se porten mal, o al menos lo suficientemente mal para que sea negocio. Es decir, al proveedor lo último que le interesa es que el sistema funcione tan bien que no haya faltas.

En dónde terminará el salario mínimo

Estas gráficas actualizan el análisis de mi artículo sobre dónde terminará la discusiónen torno al salario mínimo (que ustedes pueden encontrar aquí).

Básicamente: si el gobierno federal permite un aumento de 1% arriba de la inflación al salario mínimo (desde 2002), estaríamos en $87.49, por arriba de la meta que se ha fijado el grupo político del DF a corto plazo (que es de $86.33). La meta de largo plazo requeriría incrementos de más de 8 puntos porcentuales por arriba de la inflación, lo que veo improbable.

Es interesante que simplemente creciendo al ritmo del salario de cotización a la seguridad social estaríamos en $76.81. Es decir, de 2002 para acá se ha dado un modesto incremento al salario en general, pero la política de salario mínimo ni siquiera ha reconocido eso.




martes, 10 de noviembre de 2015

Arabia, México, déficit

Una de las noticias más interesantes derivadas del crack petrolero es que Arabia Saudita tendrá que endeudarse (ver aquí). La transparencia no es la marca del Reino, pero se esperan algunos pocos miles de millones de dólares al año en deuda para cubrir un déficit que se espera llegue a 50 por ciento del PIB.

En México la deuda también crece. Mis estimaciones son que estará por arriba de los 8 trillones de pesos (poco menos o poco más, no hay mucho que hacer ya para cambiar esa cifra). En la segunda gráfica vemos que la cuenta corriente ya pasó el déficit que había en los años previos a la crisis de 1994. Se supone que en 2015 el gobierno tiene menos "cadáveres en el armario" que en 1994, es decir, menos deudas ocultas, pues se han transparentado las cuentas públicas, y hay mayor diversificación de la deuda, disminuyendo el riesgo de un apagón brusco en el financiamiento. Aún si el riesgo de una crisis violenta es menor, el mensaje del caso árabe es que el deterioro financiero del gobierno puede seguir hasta el 2020.



Remesas mexicanas bajan en términos relativos

Las remesas internacionales que envían migrantes siguen creciendo en el mundo, pero las que van hacia México se han estancado. 

En la primera gráfica está el volumen; claramente México es grande en este ámbito. Para dar una idea del tamaño, los 25 mil millones de dólares equivalen al déficit fiscal del gobierno de México en la actualidad (antes del impacto del servicio de la deuda). Si queremos verlo con ojos "macro", estas remesas financian todo la deuda que genera el déficit fiscal del gobierno de México.

En la segunda gráfica está el valor relativo al promedio de 1999 a 2000 (no es fácil ir más atrás porque faltan datos de muchos países).  Aparentemente, Centro América y el Caribe siguen creciendo, pero los envíos a México se han estancado desde la crisis de 2007-2008.




miércoles, 4 de noviembre de 2015

Tarifas del transporte público en la Ciudad de México

El director del Metro de la Ciudad de México ha expresado la conveniencia de buscar un esquema de tarifas más eficiente. La historia de esta tarifa es de conflicto político y el sistema funciona con grandes deficiencias.

Dice que debe haber alguna separación de los usuarios para cobrar por capacidad de pago. Sin duda, el potencial de ganancia es enorme.