martes, 1 de septiembre de 2015

Punto de inflexión de la política económica

Durante los próximos meses el gobierno de México podrá tomar la decisión de tomar un camino de alto riesgo: mantener un gasto público elevado y sostener grandes proyectos de baja rentabilidad social y económica. Otra opción es cambiar la estrategia fiscal, de regulación y gasto público par disminuir en forma grande y sustentable el déficit.

Se había tenido algo de éxito en disminuir el crecimiento de la deuda, que hacia 2014 y 2015 finalmente estaba debajo del 10 por ciento anual. Pero el déficit está creciendo y en el mejor de los casos se estabilizará para 2016 a un nivel alto (pero puede crecer). Por ello, la deuda está de nuevo creciendo arriba de 10 por ciento anual, y la leve inflexión que se había logrado en el crecimiento de largo plazo va a borrarse. En este momento, no es de esperar que para 2017 el crecimiento de largo plazo de la deuda este debajo de 80 por ciento en un promedio a cinco años.







lunes, 24 de agosto de 2015

La administración actual del tipo de cambio

Hacia agosto de 2015 se ha dado una devaluación del peso de aproximadamente 30% en un año.

Parece que hay un gran incremento global en la demanda por dólares de Estados Unidos, lo que ya venía ocurriendo desde 2007. Habría que revisar la historia, pero este puede ser el episodio global más importante de dolarización en todos los tiempos. 

En la gráfica vemos que en el último año el peso mexicano se ha devaluado aproximadamente igual que un grupo que incluye las monedas de Noruega, Chile, Japón y Canadá. Esto es posible si los bancos centrales de estos países, al no poder hacer nada para detener el ascenso del dólar, administran sus monedas dentro de un rango común. Es imposible saber si hay un acuerdo explícito, o menos aún si hay un acuerdo tácito, pero la estrategia es valiosa porque permite mantener a un nivel bajo el costo de la deuda de esos países y de sus corporaciones. Uno de sus objetivos es separarse del grupo que ya despegó a un rango más amplio de devaluación: Brasil, Rusia, Colombia. Las subastas de dólares que hace diariamente el Banco de México encajan en esta teoría: el objetivo no es detener la devaluación, sino evitar separarse del grupo menos débil.

Cuando el Banco de México habla en favor de su política se refiere a que la pérdida del peso está dentro del rango discutido en el párrafo anterior. Es decir, está usando la primer gráfica que presento abajo.

Pero la historia no comienza en 2015. Si nos vamos a 2007, cuando inicia el periodo histórico que ha sido denominado la Gran Recesión, vemos que el paso está en el rango de devaluación de las monedas de Rusia y Brasil. Esto está en la segunda gráfica que presento. En una entrada anterior traté el problema de la deuda, que se inicia en esa época; ante grandes ganancias por ventas de petróleo, el dinero se fue a gasto público y el gobierno de México acarrea un nivel de gasto incompatible con el control de la deuda. Eso significa que tener pesos o deuda denominada en pesos es más riesgoso de lo que indicarían las cifras de sólo 2015.

La extensión de las pérdidas de valor en todo el mundo hace de este episodio algo que no se va a ir en poco tiempo. Pronosticar el tipo de cambio a corto plazo es esencialmente imposible, pero a largo plazo el rol de la deuda puede ser crítico si el gobierno de México quiere mantenerse en el "pelotón" de países que no se rezagan tanto en el valor de su moneda. No hay duda de que la cuenta corriente se ha deteriorado (por las menores exportaciones de petróleo), y que sólo regresará a niveles sustentables (es decir, que se pueden financiar con deuda externa de gobierno o empresas) si el gobierno gasta menos y las empresas exportan mucho más. El mecanismo de tipo de cambio flexible ayuda en forma automática a las empresas, pero los gobiernos responden mucho más lentamente.



¿Recreación de los ochenta?

Las economías emergentes están al borde del precipicio, según el NYT y Barrons (para esta liga se requiere suscripción). en México, tenemos un crecimiento de la deuda sumamente elevado, y un gobierno que ha sido muy claro en expresar que la política expansión del gasto es intocable, y que mayores impuestos y mayor deuda son una parte principal de su plataforma. En la gráfica vemos que se dio un esfuerzo muy breve para controlar el crecimiento de la deuda, lo que se refleja en la gráfica de abajo, donde el crecimiento de la deuda a 5 años baja ligeramente. Pero vean al eje: sólo se pasó de 80 a 70 por ciento de crecimiento.



En la tabla vemos que se regresa a tasas de crecimiento anual de la deuda arriba de 20 por ciento. El incendio ya comenzó. Ya hay una gran pérdida en el valor de activos de empresas y familias y el gobierno va a tener que tomar la decisión de protegerse en el corto plazo o cambiar su estrategia de regulación y gasto. Es ingenuo esperar ya una recuperación de los mercados internacionales o que la reforma fiscal finalmente funcione. Hasta ahora, la administración monetaria ha sido en mi opinión un factor favorable para mantener la línea de flotación de la economía, pero aún eso será difícil de sostener si la deuda sigue creciendo.


Si esto es cierto, podríamos entrar en algo similar a la "década perdida" de los años ochenta. Entonces, ante grandes pérdidas de los bancos se cerró el crédito a gobiernos de América Latina. El diagnóstico de la mayor parte de los gobiernos fue que se trataba de un problema de liquidez. Eventualmente, fueron quedando en evidencia otros problemas: los países manejaban muy mal su deuda (lo que todavía cabría como problema sólo financiero), pero también tenían grandes empresas paraestatales dedicadas a destruir valor, enormes burocracias alimentadas con gasto público para sostener partidos políticos, y políticas comerciales e industriales para proteger a consorcios nacionales.

Hacia 2015, el problema de las paraestatales queda sin resolver, y puede haberse ampliado por grandes fondos hipotecarios que inflan los gobiernos . La mayor parte de América Latina conserva regímenes proteccionistas y es aún mayor la fracción de sistemas financieros sin competencia. Los regímenes dependen menos de los viejos sindicatos y de sus burocracias para sostener a las máquinas electorales, pero creo que nadie discutiría que una buena parte del llamado gasto social es en realidad el nuevo combustible para esas máquinas (en México se están repartiendo televisiones digitales como parte de la "Cruzada contra el hambre").

Hoy como entonces, los gobiernos dicen que los problemas vienen de fuera. Será interesante ver cómo se responde en los próximos meses. En aquella otra época, desde 1979 ya se sabía que el gobierno de México tenía una deuda insostenible, y para el primer semestre de 1981 era claro que el precio del petróleo iba a ser bajo mucho tiempo. El gobierno nunca se rindió y esperó hasta el final de 1982 para capitular, colocando a las empresas y a las familias en una situación de gran debilidad. Igual que en los ochenta, habrá gobiernos que diagnostiquen mejor el problema y otros que seguirán con el rumbo anterior.








domingo, 23 de agosto de 2015

Yergin sobre la transformación energética

Este es un buen artículo de Daniel Yergin sobre la transformación energética. Los dos puntos económicos principales son que toma mucho tiempo y que hay posibilidades de acelerarla con tecnología informática.

Primero, el uso de energía va sobre costos fijos muy elevados en capital, por lo que se requieren grandes cambios permanentes en precios para que se den cambios en uso de fuentes de energía. Aún cuando el costo de los paneles solares ha bajado en 90%, se estima que sólo 4 a 9% de la demanda por energía se surtirá con solar hacia la mitad de siglo.



Segundo, hay grandes bolsas de ineficiencia porque la demanda no responde: edificios, casas, vehículos cuyos costos no responden a los costos de producción de la energía. Yergin se inclina al control de la demanda y dice que con la informática moderna, "big data" eso se puede arreglar. En este segundo punto el hecho es correcto, pero la causa no es falta de más control directo, sino que los gobiernos regulan tarifas con gran ineficiencia y retraso en la información. Hay un gran peso de empresas paraestatales que manejan sus finanzas con criterios distintos a ganar dinero, y no tienen interés en emplear métodos elementales de medición del uso y del costo. Pemex es un caso monstruoso de generación de pérdidas financieras y bienestar del usuario por mala regulación a los precios, y la CFE ha mejorado algo pero su regulación tarifaria es oscura y simplemente no se evalúa con criterios de eficiencia. Y no son sólo las empresas de energía, también la regulación al uso de vehículos en carreteras y ciudades, las restricciones al comercio internacional de energía, la regulación a industrias como aviación y muchas otras que no responden a la demanda final. Yo no veo como la informática y el control directo va a mejorar estos casos; se requiere levantar restricciones para que se responda a los costos y a la demanda.

martes, 11 de agosto de 2015

Brasil, el de menor crecimiento en América


Entre los países grandes de América, Brasil es el de menor crecimiento de la población. En la gráfica vemos que la tasa de fecundidad es similar a la de Canadá y Estados Unidos, pero Brasil crece menos por efecto de la inmigración, que aún es alta en Norteamérica (no así en Brasil; ver aquí). México tiene una tasa que en la gráfica parece cercana a la de los tres ya mencionados, pero es una diferencia de aproximadamente medio niño por mujer, que va a significar una diferencia grande en el crecimiento. Guatemala sigue con un crecimiento muy elevado, casi con 4 hijos por mujer.

miércoles, 5 de agosto de 2015

México: esperanza de vida e ingreso


Esta es la gráfica que relaciona esperanza de vida con ingreso, a nivel estatal, en México. Las diferencias son enormes. La tercera parte del país está arriba de 75 años, el núcleo de estados pobres abajo de 73. si consideramos el efecto de la migración, esto se amplía. Son diferencias como las que puede haber entre México y Bolivia. Dentro de Estados Unidos las diferencias también son grandes (arriba de 80 años en el Noreste, en torno a 75 en el Sur).

Para los académicos: la gráfica está hecho con gasto privado per cápita y no con ingreso, porque las cifras estatales se ven afectadas por el ingreso de estados petroleros.

lunes, 13 de julio de 2015

Heckman y el presupuesto federal

Jim Heckman está hoy en México. Fue invitado en el marco de un foro sobre el "Presupuesto base cero".

Desconozco el objetivo de los organizadores, pero si quieren promover políticas basadas en las investigaciones de Heckman, en especial si hay que hacer el presupuesto federal desde cero: la mayoría del gasto federal en educación e investigación es de utilidad social nula o negativa; los programas de guarderías deben expandirse en varios múltiplos; programas como Progresa/Oportunidades/Prospera deben ampliarse en varios múltiplos; los programas de seguridad social y salud para mujeres y niños deban ampliarse radicalmente. También hay que suspender la entrega de televisiones digitales como parte de la guerra contra el hambre, los programas de primer empleo, las altas tasas marginales de impuesto al trabajo, etc...

El mensaje de la evidencia empírica sobre desarrollo de capital humano, tema sobre el cual Heckman es un investigador líder, es que las ganancias de la inversión en capital humano dedicadas a la familia, en particular a niños en gestación y en el embarazo es enorme.

Aquí hay un resumen de algunos resultados...