jueves, 23 de junio de 2016

Participación en el mercado de mujeres en México


El perfil de las trabajadoras en México ha cambiado. Hasta los ochenta, trabajaban mujeres jóvenes antes de casarse, o mujeres casadas de clases populares que tenían pocas opciones a no hacerlo. Hacia la fecha actual, las mujeres en México participan menos en el mercado que en el resto de América Latina (la tasa ronda el 45%, contra 50% en Argentina y Chile, y cerca de 60% en Brasil y Colombia).

En la gráfica vemos una faceta del cambio: la fracción de trabajadoras con 1 o 2 hijos ha aumentado 10 puntos porcentuales en la última década, básicamente ganando participación a los grupos de mujeres con muchos hijos (cada vez hay menos de este tipo por la menor fecundidad), y a las que no tienen hijos (porque las mujeres jóvenes están estudiando más).

En resumen, las mujeres de nuevas generaciones están estudiando más, tienen uno o dos hijos y trabajan en forma permanente. Esto va a terminar elevando la participación de mujeres en el mercado, pero es un proceso lento y va a tomar un par de décadas llegar a las tasas de participación de Brasil (un 60%).

miércoles, 15 de junio de 2016

El seguro de depósito y la regulación aumentan el riesgo

La regulación a los bancos es posiblemente el tema más complejo de intervención estatal. La visión dominante de los gobiernos es que se debe adoptar seguro de depósitos para enfrentar pánicos bancarios, y que el gobierno debe regular a los bancos para controlar el problema de riesgo moral (esencialmente, que el banco incurra en riesgos excesivos porque si pierde el gobierno paga). 

Contra esa opción, está la idea de que sólo con bancos capitalizados se pueden evitar esos riesgos: hay desde propuestas para que los bancos estén capitalizados al 100% (es decir, que no reciban depósitos), hasta que estén capitalizados en forma importante (digamos, al 25 o 30%; la tabla del Banco Mundial dice que México ha fluctuado en torno al 10% en años recientes, y Estados Unidos en torno a 11%). 

El artículo de Clomiris y Jaremski dice que el control de los bancos es empíricamente un fracaso. No sólo no se disminuye el riesgo, sino que el seguro de depósito lo aumenta.

miércoles, 1 de junio de 2016

Infonavit amplía el déficit

Por primera vez en 40 años de existencia, el Fondo de Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT) tuvo dinero para invertir. Los números ya llegaron: perdieron al menos unos 2,500 millones de pesos el primer año.

Los estados financieros del organismo están aquí. La estructura financiera es simple: toma dinero de los trabajadores (de forma forzosa), presta para vivienda y tiene que pagar vía la llamada subcuenta de vivienda, que es parte de los activos de cada trabajador para financiar su pensión. En ese documento vemos que debe 837 mil millones y tiene menos del 10 por ciento de esa cantidad en su tesorería. Su capacidad de pago depende de cobrar por los créditos que da; ha mejorado al respecto (por eso está teniendo algo de dinero para invertir), pero es claro que hay incertidumbre al respecto (históricamente ha reconocido que 20 por ciento de su cartera es incobrable).

Es un caso clásico de riesgo moral. El dinero es para pagar pensiones de trabajadores. Si el Infonavit pierde, la pérdida es para los trabajadores o para el gobierno. Si gana, el dinero se puede dilapidar en salarios y contratos (ver esto). Como debe ser con fondos de pensiones públicos, la inversión debería ir en su totalidad a un portafolio altamente conservador, inclusive, en un 100% de bonos del tesoro (CETES). El dinero es para pagar deuda pública o pensiones de trabajadores que no tienen ninguna capacidad de monitorear al fondo. El gobierno sí lo podría hacer, simplemente exigiendo que todo el dinero se canalice a comprar deuda pública. eso ahorraría los enormes gastos de administración y riesgos que tiene el Infonavit y disminuiría el riesgo moral.

miércoles, 11 de mayo de 2016

Hoy no circula: difícil que empeore

Hoy fui a verificar un auto y confirmé que el Programa Hoy No Circula no puede generar más contaminación. Ya hace todo lo que puede para agravar el problema de las emisiones.

Tuve que ir dos semanas antes a hacer una cita, y aún con cita me tomó una hora el trámite, más otra hora de traslado. El personal que atiende informaba a quienes llegaban sin cita que la cola toma de 5 a 6 horas.

Hay 8 millones de vehículos en la zona metropolitana de la Ciudad de México. Si cada uno toma dos horas, el programa genera 32 millones de horas de vehículos encendidos. Está además el tiempo de las personas, las externalidades de tráfico y las de contaminación.

El gobierno ha anunciado su política de largo plazo, que consiste en hacer más restrictivo el proceso de verificación, manteniendo la restricción a la circulación de vehículos por número de placa. Es decir, se eleva el subsidio implícito a los autos usados (por eso el programa nunca ha funcionado a mediano plazo; es muy fácil sustituir autos nuevos por viejos).

La política debe seguir dos reglas principales:

(i) una elevación grande al costo de circular, de todos los vehículos. El programa actual no lo hace así. sólo prohíbe circular un día, pero un vehículo malo puede circular el resto de la semana. Además, el principal programa de transporte del gobierno busca bajar el costo de uso de los automotores (este es, el nuevo aeropuerto). Debe ser muy costoso circular, pero de forma predecible y con impacto homogéneo sobre todo el capital metido en el servicio de transporte.

(ii) un incremento masivo en el transporte público, que ni el gobierno federal ni el local están dispuestos a llevar a cabo o a permitir. Se requieren cientos de miles de autobuses y vagones de metro para sustituir unos cuatro o cinco millones de vehículos en diez años. Es un problema interesante de regulación y planeación pública, pero el gobierno no quiere ni mencionarlo.

viernes, 6 de mayo de 2016

La masacre de San Valentín


Así se han movido las tasas en la deuda de México. Como vemos, hubo un salto importante y de un sólo jalón (la fecha es en torno al 14 de febrero, de ahí el título de esta entrada). La deuda viene creciendo en un millón de millones al año, y un aumento de un punto porcentual por sí solo tiene un impacto anual de unos 70 mil millones.

martes, 3 de mayo de 2016

Autos baratos y muchos, política va en otro sentido

Los habitantes de la Ciudad de México viven permanentemente con aire muy sucio. El gobierno (en forma conjunta el federal y el local) tienen tres décadas aplicando políticas de restricción al uso de vehículos y ampliación de las obras para que circulen más autos para resolver el problema, sin mucho éxito.

Algo que ha fallado en la política pública es entender el origen del problema. En las gráfica vemos, primero, el crecimiento en el número de vehículos de motor (menos motos) registrados en el país y en el par DF-Estado de México, En comparación al crecimiento de la población económicamente activo. Los vehículos crecieron cinco o seis veces más que el número de trabajadores en el país.

En la segunda gráfica vemos que el precio de los autos ha bajado muchísimo desde el advenimiento del Tratado de Libre Comercio. Oferta y demanda.



miércoles, 6 de abril de 2016

Devaluación sin inflación

Un fenómeno nuevo es la devaluación sin inflación. Lo es para México y para varios otros países emergentes y exportadores de mercancías (Australia, Chile, Noruega). En Europa Occidental y Norteamérica los tipos de cambio han sido muy variables en el tiempo desde los 70, y en general no se espera que esas variaciones se reflejen en inflación o incluso en cambios en precios relativos importantes.

Las importaciones son sólo un insumo en la producción y su encarecimiento no tiene por qué generar inflación. En la gráfica vemos el crecimiento del dinero en México, en promedios anuales desde 2002. La variable M2 viene con una tendencia decreciente de largo plazo, y desde hace unos tres años está entre 8 y 10%; con crecimiento de la economía entre 2 y 3% y de la inflación en torno a 3%, el crecimiento de esa medida del dinero parece consistente con una aplicación de la ecuación cuantitativa (dinero igual a precios por producción, entre un ajuste estadístico que debe ser más o menos constante y al que se le llama la velocidad de circulación del dinero).



Lo curioso de esta gráfica me parece que es el comportamiento de M1, el dinero que emite el banco central. En la medida en que M2 ha seguido disminuyendo, M1 ha crecido: unos 4 puntos porcentuales más que M2 después del pánico de septiembre de 2008, y de 2013 para acá se dispara; al inicio de 2016 M1 está creciendo 10 puntos porcentuales más que M2. 

¿Explicaciones? Si mantenemos la visión de la ecuación cuantitativa, lo relevante es M2, pues mide los activos que  para pagar tienen firmas y consumidores. M1 puede crecer porque el costo de transacción de otras partes de M2 se elevó (evasión fiscal, tasas de interés reales negativas, mal servicio de los bancos y casas de bolsa que operan fondos del mercado de dinero); no veo por qué se habrá elevado ese costo. Otra explicación es que el gobierno decidió imprimir más dinero para ganar una mayor prticipación en el mercado de dinero. Parte de esta historia puede ser que el gobierno quiere inflar la economía, pero no lo logra porque los usuarios sustituyen los fondos del mercado de dinero y otros activos privados en M2 con la mayor cantidad de billetes y monedas que está emitiendo el banco central.